E.4.11 Participios activos en castellano

Aproximadamente el año 2015 se extendió mundialmente el interés por definir la sexualidad en el hombre, esto llevo a intensos estudios y participación de gobiernos, sociedades humanitarias, la prensa, personas, etc. Las que defienden la igualdad de sexo, preferentemente lo relacionado con aceptación de sexo, salarios, transformaciones y en general la libre definición sexual de cada persona

El tema ha sido ampliamente debatido en institutos legales, médicos, sociales, etc, pero principalmente a través de la prensa, la que finalmente termina poniendo de moda términos y situaciones.

Esto ocasiona en el ambiente de la escritura en español las dudas sobre la aceptación de mantener terminaciones en la palabras que relacionan con la identidad sexual de la persona. Como todos estos fenómenos se transforman socialmente en tendencias y luego exigencias y finalmente discusiones. La relación entre el nombre de una persona, su oficio, su puesto de trabajo, etc, deben escribirse de acuerdo con el sexo de la persona, pero como esto no esta definitivo entonces se opta por preferir métodos ambiguos que esquiven la mención sexual de la persona indicada. En el año 2018 la prensa se ha preocupado intensamente por este problema, como así también grupos sociales, personas individuales, etc. La Academia de la Lengua no ha emitido aún un dictamen sobre el problema, el que ya se esta arrancando con algunas proposiciones que se difunden como por ejemplo: evitar la letra o, o la a en algunas profesiones u oficios, sin embargo incluso para las personas que apoyan esta idea el problema subsiste cuando debe referirse a ambos sexos como por ejemplo: “los médicos” que reuniría a los médicos y médicas. Para resolver este problema proponen eludir la letra conflictiva y colocar una x: “los medicxs”. En otros países han propuesto el uso intenso de la i como letra intermedia, con la cual se eludiría la determinación sexual que se desea evitar.

Los alumnos actuales (2018) están interesados en el tema, y por supuesto, muy confundidos. Para ellos seleccione un texto que hace referencia a la legalidad actual del tema. Desgraciadamente en la forma que me llego no traía autor.

Cursos Expresión Oral y Escrita, Temas Contemporáneos
Prof. Dr. Jorge N. Artigas . 2014 Fac. Cs. Nat y Oc. Solo alumnos de los cursos.

Participios activos como derivado de los tiempos verbales.

(Autor: Desconocido)

El participio activo del verbo atacar es “atacante”; el de salir es “saliente”; el de cantar es “cantante” y el de existir, “existente”.

¿Cuál es el del verbo ser? Es “ente”, que significa “el que tiene identidad”, en definitiva “el que es”. Por ello, cuando queremos nombrar a la persona que denota capacidad de ejercer la acción que expresa el verbo, se añade a este la terminación “ente”.

Así, al que preside, se le llama “presidente” y nunca “presidenta”, independientemente del género (masculino o femenino) del que realiza la acción.

De manera análoga, se dice “capilla ardiente”, no “ardienta”; se dice “estudiante”, no “estudianta”; se dice “independiente” y no “independienta”; “paciente”, no “pacienta”; “dirigente”, no dirigenta”; “residente”, no “residenta”.

Y ahora, la pregunta: nuestros políticos y muchos periodistas (hombres y mujeres, que los hombres que ejercen el periodismo no son “periodistos”), ¿hacen mal uso de la lengua por motivos ideológicos o por ignorancia de la Gramática de la Lengua Española? Creo que por las dos razones. Es más, creo que la ignorancia les lleva a aplicar patrones ideológicos y la misma aplicación automática de esos patrones ideológicos los hace más ignorantes (a ellos y a sus seguidores).

Les propongo que pasen el mensaje a vuestros amigos y conocidos, en la esperanza de que llegue finalmente a esos ignorantes semovientes (no “ignorantas semovientas”, aunque ocupen carteras ministeriales).

Lamento haber aguado la fiesta a un grupo de hombres que se habían asociado en defensa del género y que habían firmado el manifiesto. Algunos de los firmantes eran: el dentisto, el poeto, el sindicalisto, el pediatro, el pianisto, el golfisto, el arreglisto, el funambulisto, el proyectisto, el turisto, el contratisto, el paisajisto, el taxisto, el artisto, el periodisto, el taxidermisto, el telefonisto, el masajisto, el gasisto, el trompetisto, el violinisto, el maquinisto, el electricisto, el oculisto, el policío del esquino y, sobre todo, ¡el machisto!

SI ESTE ASUNTO “NO TE DA IGUAL”, PÁSALO, POR AHÍ, CON SUERTE, TERMINA HACIENDO BIEN HASTA EN LOS MINISTERIOS.

Porque no es lo mismo tener “UN CARGO PÚBLICO” que ser “UNA CARGA PÚBLICA”. En castellano existen las dos.