E.2.3. Historia del Departamento de Zoología de la Universidad de Concepción

El Departamento de Zoología, nace junto con los Institutos Centrales en 1957. Con anterioridad se habían efectuado algunos trabajos dispersos, relacionados con parásitos y peces de la Isla de Pascua (Dr. Ottmar Wilhelm) y, aves (Dr. Francisco Behn). Estos trabajos correspondían más bien a intereses personales de esos docentes, sin relación con estructuras administrativas o docentes. Poco tiempo antes de la formación del Departamento, se había organizado, dependiente de la recién creada Facultad de Agronomía, un laboratorio de Zoología Agrícola (Dr. Jorge Artigas), principalmente interesado en insectos de importancia económica. Este laboratorio pasó a formar el núcleo del nuevo departamento junto a recientes intereses en los estudios de Biología Marina, representados por un experto de la FAO, Dr. André Hulot, instalado desde hacía un año en el edificio del Instituto Central de Biología, la que se denominaba sala 101 (Salón Rojo). El departamento fue dirigido por el Prof. alemán Dr. Hartman, acompañado de su esposa, G. Hartman, experta en organismos marinos.

El crecimiento del departamento fue explosivo, se contrataron profesores de alto nivel, los que aportaron junto a su excelente capacidad docente, sus propias líneas de investigación. En instrumental y equipo hubo también un incremento significativo. En el año 960, el departamento estaba afianzado, con dos líneas dominantes: zoología terrestre y biología marina. Ambas efectuaron múltiples expediciones, depositando gran cantidad de valioso material en las colecciones. Este material, rústicamente identificado en principio por el personal del departamento (salvo cuando correspondía a la propia especialidad), fue enviado para su estudio a especialistas extranjeros. Con ello se inició el lento proceso de la formación de un Museo de Referencia. Como anécdota vale recordar que se recibió sin previo aviso, un lote de organismos identificados que se habían despachados hacen 14 años. Vale recordar que hay algunos lotes que llevan casi 18 años afuera, esperando que algún día regresen.

Con la llegada de un profesor de Paleontología (Prof. Lajos Biró Bagoczky), se inicia la colección paleontológica en base a frecuentes expediciones, las que luego alcanzan un importante nivel y otorga significativo aporte a la calidad de la docencia e investigación.

En 1964 se crea la carrera de Licenciatura en Biología en el Instituto de Biología. El departamento tiene en ella una gran responsabilidad: más de 40 tesis se efectúan en él, muchas de ellas haciendo intenso uso del material de la colección.

Los cargos docentes son incrementados, los profesores extranjeros regresan a sus países y sus cargos son ocupados por las primeras generaciones de Licenciados en Biología. Al mismo tiempo, docentes obtienen becas para hacer estudios en el extranjero, algunos llegan con grados (Drs. Jorge Artigas, Ph.D.; Ariel Gallardo, Ph.D.; Oscar Matthei, Ph.D.; Lisandro Chuecas, Ph.D. y otros), otros con nuevas líneas de trabajo que continúan como líneas de investigación. Es un período de franco desarrollo en todo aspecto. En ese tiempo, funcionarios de los Departamentos de Zoología y Botánica, crean la revista Gayana (J. Artigas, M. Ricardi, O. Matthei) y toman la dirección de la Sociedad de Biología de Concepción y su Boletín, de esta forma, la producción se canaliza hacia ambas publicaciones, permitiendo una rápida evacuación de los resultados de los investigadores. El crecimiento continúa y el grupo interesado en Biología Marina, estima ser suficientemente fuerte y con mejores posibilidades de crecer si se separa de Zoología y crea un nuevo Departamento. Así lo solicitan y, finalmente, en 19xx se crea el Departamento de Biología Marina en base a una división de la parte física y de personal del Departamento de Zoología de la Universidad de Concepción.

Algún tiempo después, coincidente con la llegada a la Universidad de un importante grupo de Geólogos, la Paleontología se separa de Zoología y se une a los geólogos, formando el Departamento de Geología y Mineralogía que, posteriormente, se denominará Geociencias y terminará adscrito a la Facultad de Ciencias Químicas. La pérdida de la Paleontología, ha sido muy sentida por los zoólogos, pues esta ciencia ha perdido su natural ubicación que es en, o próximo, a los Departamentos de Zoología y Botánica.

En la nueva Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas, el Departamento ha continuado su fructífera labor; cursos de pregrado, cursos de prestación de servicios, cursos de perfeccionamiento, charlas de difusión, ocho líneas prósperas de investigación y, un postgrado en la forma de un Magister en Ciencias con mención en Zoología. De clara intencionalidad multidisciplinaria, cuenta con 18 alumnos, uno de los cuales ya ha iniciado sus trámites de presentación del proyecto de tesis (año 1984).

No queda duda que el Departamento de Zoología está formado por un grupo de docentes que han logrado, a través del tiempo, imprimirle un sello particular. Este es el trabajar en armonía, en permanente y espontánea comunicación y colaboración y, a la vez, efectuar trabajos en coequipos con especialistas de otras disciplinas.

El grupo de miembros del Departamento de Zoología está distribuido en clases de edades, que aseguran una productividad continuada en el futuro. Es también interesante anotar que en 1985, 11 de los 13 miembros tendrán post-grado, lo cual permitió afianzar el programa de Magister e iniciar el de Doctorado.

Lo que ha permitido este desarrollo ha sido: libertad para elegir las líneas de investigación; permanente necesidad de crear nuevos cursos para responder a las cambiantes exigencias docentes; fuerte sentimiento de continuidad, que hace a los más antiguos estar permanentemente y generosamente formando jóvenes en su disciplina; directores de departamento que entienden que su misión es impulsar más que controlar y, por sobre todo, casi 30 años de estabilidad física y administrativa interna.

FIN